Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

RINCÓN DE LA ORACIÓN


 

¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

 

«Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como en la alegría. (Santa Teresa del Niño Jesús, Manuscrit C, 25r: Manuscrists autohiographiques [Paris 1992] p. 389-390).

«También puedes orar en casa; sin embargo no puedes orar igual que en la iglesia, donde son muchos los reunidos, donde el grito de todos se eleva a Dios como desde un solo corazón. Hay en ella algo más: la unión de los espíritus, la armonía de las almas, el vínculo de la caridad, las oraciones de los sacerdotes» (San Juan Crisóstomo, De incomprehensibili Dei natura seu contra Anomoeos, 3, 6).



JOAN BESTARD COMAS, fue Vicario General de la Diócesis de Mallorca nos daba diez breves consejos sobre la oración y decía:

  1. Comienza con saber escuchar. El Cielo emite noche y día.

  2. No ores para que Dios realice tus planes, sino para que tú intérpretes los planes de Dios.

  3. Pero no olvides que la fuerza de tu debilidad es la oración. Cristo dijo: ”Pedid y recibiréis”.

  4. El pedir tiene su técnica. Hazlo atento, humilde, confiado, insistente y unido a Cristo.

  5. ¿No sabes qué decirle a Dios? Háblale de vuestros mutuos intereses. Muchas veces. Y a solas.

  6. No conviertas tu oración en monólogo, harías a Dios autor de tus propios pensamientos.

  7. Cuando ores no seas engreído, ni demasiado humilde. Con Dios no valen trucos. Sé cómo eres.

  8. ¿Y las distracciones involuntarias? Descuida Dios, y el sol, broncean con solo ponerse delante.

  9. Si alguna vez piensas que, cuando hablas a Dios, El no te responde…, lee la Biblia.

  10. No hables nunca de “ratos de oración”, ten vida de oración.
     


LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén
 


Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de los discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos” Él les dijo: “Cuando oréis decid: “Santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que el nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación”. Ga 2, 1-2.7-14

SEÑOR: sólo unido a ti puedo atreverme a llamar Padre nuestro a tu Padre: santificado sea su nombre, venga a mi vida su reino, hágase en mí su voluntad. Nunca me falte el pan y la misericordia divina que me libra del mal y perdona mis pecados. También yo quiero ser misericordioso y perdonar. Lo quiero, y lo necesito para que tú me perdones. (Evangelio 2008 José A. Martínez Puche, O.P.)

 


 

      

 

 

 

             ORACIONES

 

PADRE NUESTRO

MAGNÍFICAT

ESPÍRITU SANTO

AL SANTÍSIMO CRISTO

AVE MARÍA

A LA SAGRADA FAMILIA

A SAN JUDAS TADEO

 

                     

            


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2019