Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

CICLO LITÚRGICO: CULTOS Y SOLEMNIDADES


 
 
7 DE OCTUBRE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO
 

 

Imagen de la Virgen del Rosario

Capilla del Santísimo Cristo

 


San Luis de Montfort recomienda rezar una serie de misterios en tres momentos diferentes del día como una manera buenísima para cumplirlo. Francamente, muchos católicos que se encuentran en casa la mayor parte del día no están rezando el santo rosario completo, si bien muy fácilmente lo podrían hacer. En consecuencia, están perdiendo inmensas gracias del rosario como también la oportunidad de ayudar a la salvación de otras almas con sus oraciones.
Es fundamental tener devoción a la Santísima Virgen María, al Avemaría y al Santo Rosario. Los católicos están obligados a aprender y entender lo provechoso que es tener devoción a la Santísima Virgen María, al Avemaría y al Santo Rosario.
San Luis de Montfort (+1710): “Entre las cosas admirables que la Santísima Virgen reveló al Beato Alano de la Roche -y sabemos que este gran devoto de María confirmó con juramento sus revelaciones-, hay tres más notables: la primera, que es señal probable y próxima de eterna reprobación tener negligencia, tibieza y aversión a la salutación angélica*, que ha reparado el mundo”. (El Secreto admirable del Santo Rosario, 17a Rosa)
Igualmente les recomendamos fuertemente a los católicos que hagan la consagración a la Santísima Virgen que San Luis de Montfort lo explica en su libro, El tratado de la verdadera devoción a María.

 



EVANGELIO DE LA MISA
Lectura del santo evangelio según san Marcos 10, 2-16


En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: —«¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?» Él les replicó: —«¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron:
—«Moisés permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.» Jesús les dijo:
—«Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios "los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne". De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.» En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo.
Él les dijo:
—«Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.» Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: —«Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.» Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.


 

 


 





© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2022