Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

CICLO LITÚRGICO: ADVIENTO


 
 

 

8 DE DICIEMBRE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DEL LA VIRGEN MARÍA

Patrona de España

 



La Inmaculada Concepción
Tiepolo, Giambattista
© Archivo fotográfico - Museo Nacional del Prado

 


Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, que, realmente llena de gracia y bendita entre las mujeres en previsión del Nacimiento y de la Muerte salvífica del Hijo de Dios, desde el mismo primer instante de su Concepción fue preservada de toda culpa original, por singular privilegio de Dios. En este mismo día fue definida el año 1854 por el papa Pío IX como verdad dogmática recibida por antigua tradición (eleg. del Martirologio Romano).

Gratuidad divina. La fiesta de hoy debe enmarcarse en el conjunto de este tiempo de Adviento. María es la disciplina que nos enseña cómo esperar en el Señor. El pecado ha entrado en el mundo cuando el hombre quería afirmarse al margen de Dios. La intervención de Dios después del primer pecado adjudica la victoria al "linaje de la mujer". María es la única mujer liberada de la mancha de pecado. María, la llena de gracia y elegida de Dios, es la mujer del "sí" total del Señor. Dios eligió a santa María por ser santa y a nosotros nos bendice para que seamos santos e irreprochables ante él por el amor.

 Finalmente a lo largo del año litúrgico la Iglesia venera de modo especial a la Santísima Virgen, “unida con un vínculo indisoluble a la obra salvadora de su Hijo; en ella mira y exalta el fruto más excelente de la redención y contempla con gozo, como en una imagen purísima, aquello que ella misma, toda entera, desea y espera ser” (CEC, 1172). Y en el recuerdo de los santos “proclama el misterio pascual cumplido en ellos, que padecieron con Cristo y han sido glorificados con Él; propone a los fieles sus ejemplos, que atraen a todos por medio de Cristo al Padre, y por sus méritos implora los beneficios divinos” (CEC, 1173).

 

 


 

Gruta de la basílica de la Anunciación en Nazaret

(Peregrinación a Tierra Santa - mayo 2013)

 

 


EVANGELIO DE LA MISA
Lectura del santo evangelio según san Lucas (1.26-38)


En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

 


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2021