Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

NOTICIAS


 

CONFIRMACIONES EN NUESTRA PARROQUIA

 (Agosto 2017)

 

 

Este domingo, 27 de agosto, la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Navalperal de Pinares (Ávila), acogió la celebración de la Eucarística, durante la cual se impartió el sacramento de la Confirmación. La Santa Misa, comenzó a las 17:30 horas, estuvo presidida por el vicario de pastoral de la Diócesis de Ávila, don José María García Somoza y concelebrada con nuestro párroco don Antonio Jiménez Martín.

Un grupo de jóvenes de nuestra parroquia recibió el sacramento de la Confirmación de manos del vicario de pastoral de la Diócesis de Ávila.

"El Vicario don José María García Somoza, en su intervención comienza haciendo la pregunta,  que el Señor pronunció, y ¿quién decís que soy yo?.

Debemos responder con nuestra vida y con nuestras palabras. Confesar a Jesús como el amigo que está con nosotros, quién nos acompaña, que ilumina y  llena nuestra vida.

Buscamos de fuente en fuente y no encontramos a quien nos llene la vida, nos pedimos desaseado unos a otros y no nos damos cuenta que sólo quién nos ha hecho para Él, solo Él puede saciarnos en nuestra vida.

La fe es un regalo que acogemos y alienta la capacidad de descubrir al Señor presente en medio de nosotros.

Al imponer su mano sobre la cabeza de cada uno y hacer la señal de la cruz en la frente y con vuestro nombre os diga: “Recibe el don de el Espíritu Santo”, es acoger a quién obra esto en vosotros. Es un don, es un regalo, es el mejor tesoro que podéis encontrar en la vida, y lo mejor siempre se nos da. Es un gesto que realizaban los Apóstoles para invocar la efusión del Espíritu Santo.

Nos invita a abrir su corazón para coger la fuerza del Espíritu Santo, somos obra del Espíritu Santo. Nos hace reconocernos a nosotros mismos.

Un cristiano necesita vivir esta relación viva con el Señor, para que nos marque y nos diga nuestra misión en la vida. Debemos preguntarnos que quiere Dios que haga con mi vida. Nos invita a abrir el corazón y a toda la comunidad para acogerla con fuerza de espíritu".
 

"El sacramento de la Confirmación refuerza y acrecienta la gracia bautismal. El efecto principal de este sacramento es la especial efusión del Espíritu Santo con sus siete dones, tal como sucedió en Pentecostés. Esta efusión arraiga más profundamente en nosotros nuestra condición de hijos de Dios, nos une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia y nos concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana". Don Antonio Jiménez Martín.

Nuestro párroco como responsable de la acción catequética, tiene la satisfacción de manifestar ante la comunidad que estos jóvenes han recibido la catequesis adecuada a su edad y ellos son: Esther, Nerea, Begoña, Rebeca, Tamara y Darío.

"Don Antonio se dirige a estos jóvenes y les dice: “Que abismo de riqueza de sabiduría y conocimiento el de Dios, que insoldables sus decisiones y que rastreables sus caminos". Hacemos nuestra esta alabanza y acción de gracias, que el apóstol san Pablo nos expresaba en la segunda lectura y lo hacemos para dar gracias y lo hace don Antonio en nombre de toda la parroquia por estos seis jóvenes que han recibido el sacramento de la Confirmación a través del cual se os ha comunicado el don del Espíritu Santo.

Hoy es un punto de partida. Ahora comienza todo y hoy vuestra vida puede ser nueva si os dejáis guiar por el Espíritu del Señor que habita ya en plenitud, dentro de nosotros.

El Señor os acaba de regalar su Espíritu para seguir descubriendo el sueño que Dios tiene para cada uno de vosotros. Porque sólo descubrir el sueño de Dios para nosotros es lo que nos va hacer verdaderamente felices. Contar siempre con Dios, Él va con nosotros, nunca nos va a estorbar, al contrario con Él lo podréis todo, os dará la fuerza interior para hacer frente a cualquier situación que os toque vivir en vuestro día a día".

 

“Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaría había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo” (Hch 8,14-17)

 

Pentecostés
El Greco (Hacía 1600)
© Madrid, Museo Nacional del Prado

(Catecismo de la Iglesia Católica 1302-1305-1316-1317) El efecto de la Confirmación es la especial efusión del Espíritu Santo, tal como sucedió en Pentecostés. Esta efusión imprime en el alma un carácter indeleble y otorga un crecimiento de la gracia bautismal; arraiga más profundamente la filiación divina; une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia; fortalece en el alma los dones del Espíritu Santo; concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana.

 

Que la Virgen María Inmaculada, presente en el Cenáculo con los Apóstoles a la espera del Pentecostés, sea madre y guía de los jóvenes y adultos que acaban de ser confirmados, y de todos nosotros.

 

 

 

 


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2021