Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

NOTICIAS


PRESENCIA DE LAS CRUZADAS DE SANTA MARÍA EN NUESTRA PARROQUIA

(Enero 2015)

 

El P. Tomás Morales S. J. impulsó un nuevo camino de santidad en la Iglesia. Muchos quisieron seguir a Cristo en este carisma.
Tras el P. Morales, atraídos por el atractivo de su experiencia espiritual y la grandeza de esta misión evangelizadora, camina una familia que él quiso de Santa María.
Esta familia está integrada por un movimiento de laicos que participan del carisma de las Cruzadas de Santa María y prolongan su misión. Buscando la santidad personal, viven el compromiso bautismal y apostólico del Instituto, según su propia vocación.
Las Cruzadas de Santa María garantizan la sólida formación de los miembros adheridos. Estos, por su parte, asumen distintos grados de compromiso para su bien personal y para cumplir mejor sus deberes cristianos.
Dicha familia está llamada a dar cobijo a realidades diferentes, con la riqueza y variedad propias del ejercicio de la fidelidad creativa al carisma del Padre Morales. Entre las iniciativas promovidas están el movimiento juvenil Militantes de Santa María, el Instituto Berit de la Familia y la Fraternidad Sacerdotal.


BREVE BIOGRAFÍA DEL PADRE MORALES

 


El Siervo de Dios P. Tomás Morales S. J. nació en Venezuela, el 30 de octubre de 1908. Sus padres, españoles, habían viajado allí por negocios. Tomás recibió una esmerada educación en el seno de su familia. En Madrid, estudió en el Colegio de los Jesuitas y posteriormente Derecho en la Universidad Central en la que obtuvo el Premio extraordinario. Realizó el doctorado en Bolonia.
A los 23 años abandonó su prometedor futuro e ingresó en la Compañía de Jesús en Bélgica. Fue ordenado sacerdote el 13 de mayo de 1942 en Granada. Consagró su sacerdocio con visión profética a la animación de los laicos, convencido del precioso don que adquieren en su bautismo y de sus enormes posibilidades como corresponsables de la misión de la Iglesia. Miles de horas dedicadas a la dirección espiritual y más de 500 tandas de Ejercicios Espirituales dan testimonio de la radicalidad de su entrega a Dios y a los hombres.
Fruto de esta entrega es su obra más importante: la fundación de dos Institutos Seculares, Cruzados y Cruzadas de Santa María, la asociación pública de fieles Hogares de Santa María y la Milicia de Santa María, movimiento apostólico para los jóvenes. Todos ellos ofrecen un fuerte dinamismo evangelizador con dos objetivos preferenciales: los jóvenes y las familias de todo el mundo. El Siervo de Dios P. Tomás Morales S. J. falleció Madrid el 1 de octubre de 1994, festividad de Sta. Teresa del Niño Jesús.
La apertura de su causa de canonización tuvo lugar el 24 de junio de 2000 en la archidiócesis de Madrid. El 18 de Marzo 2007 tuvo lugar la clausura del proceso diocesano de canonización en Madrid. El 28 de marzo 2007 se entregó el proceso y el 6 de junio 2007 se realizó la apertura en la Congregación de las Causas de los Santos en Roma. El 26 de junio 2013 se entregó la Positio en la Congregación para las Causas de los Santos en Roma.


LAS CRUZADAS DE SANTA MARÍA

Las Cruzadas de Santa María somos un Instituto Secular de derecho pontificio consagradas en medio del mundo, unidas con vínculo especial a la Santísima Virgen, para participar conscientemente en la misión evangelizadora de la Iglesia.
Fundadas por el jesuita español Tomás Morales Pérez; Lydia Jiménez, Directora General desde 1971, es junto con el P. Tomás Morales cofundadora del Instituto.
Vivimos la consagración propia de un Instituto Secular: consagrarse a Dios plenamente, mediante la profesión de los consejos evangélicos (castidad, pobreza y obediencia) en medio del mundo, entregándose a los demás y compartiendo con ellos su vida, como hizo Cristo mismo.
Animadas por una profunda espiritualidad, desarrollamos nuestra actividad apostólica sobre todo en el campo de la enseñanza y pastoral universitaria y en los demás niveles de la docencia, así como en las otras profesiones y en la atención preferente a los jóvenes y a la familia.

 


Las Cruzadas de Santa María estamos presentes en dieciocho diócesis de España, así como en Alemania, Italia, Irlanda, Perú, México, Colombia, Chile, Camerún y recientemente en EEUU.


El carisma que el P. Morales nos ha transmitido se caracteriza, según sus palabras, por “la búsqueda de la santidad apostólica en medio del mundo, viviendo la espiritualidad contemplativa en la acción de la Familia de Nazaret.” Esto implica que buscamos la santidad a través de la vida familiar, profesional y social, es decir, a través del cumplimiento de los propios deberes de estado. Compartimos la vida, las preocupaciones y los afanes de las personas que nos rodean, como la Sagrada Familia en los treinta años de Nazaret.
A través de la presencia incisiva y la competencia profesional, intentamos llevar el fermento del mensaje cristiano. Nuestra presencia como fermento se manifiesta en el testimonio de vida cristiana; la palabra y la acción responsable en servicio de los demás.
Puesto que nuestro fundador fue un jesuita, nuestra espiritualidad está directamente vinculada a San Ignacio de Loyola, a través de sus Ejercicios Espirituales; pero también a Santa Teresa de Jesús, y a la rica vida contemplativa que emana del Carmelo. Somos “tronco ignaciano con savia carmelitana”, en palabras del P. Morales.
Mirando a Cristo, buscamos la santidad en el trabajo profesional convertido en contemplación. Cada una encuentra en su trabajo, oculto y competente, el mejor medio de unirse con Jesús.
Con las Cruzadas de Santa María, el P. Tomás Morales S.J. ha dado al mundo un nuevo carisma. Con él inaugura un nuevo estilo de santidad, apto para ser vivido en las condiciones ordinarias de la vida por personas de toda clase y condición.
Nuestra Misión está dirigida a evangelizar todas las realidades temporales.
El bautismo vivido con coherencia es el que nos impulsa a comunicar el tesoro de nuestra fe. El P. Tomás Morales S. J. se adelanta proféticamente a la visión que el Concilio Vaticano II ofrece sobre la promoción del laicado en la Iglesia y en el mundo.

FAMILIA
Hoy urge evangelizar la familia, por ser transmisora de valores morales, sociales y espirituales, básicos para el desarrollo armónico de sus miembros y su plena inserción en la sociedad. Ofrecemos a las familias un marco de evangelización y autoevangelización dirigido a cultivar sus genuinos valores. Formamos así familias cristianas comprometidas con la Nueva Evangelización. Entre las iniciativas para la promoción cristiana de las familias destaca el Instituto Berit de la Familia, Centro de Estudios y de Formación, Orientación y Acción Familiar.

EDUCACIÓN
Deseamos contribuir a la educación integral de las personas tomando a Cristo por modelo. La educación en sentido estricto es uno de los campos prioritarios de nuestro apostolado puesto que contribuye a la formación de las nuevas generaciones, a cimentar y desarrollar una auténtica civilización cristiana. Educar en y para la libertad, educar amando, exigiendo y entusiasmando. El entusiasmo supone la creencia en la realización de un ideal.

CULTURA
La evangelización de la cultura la entiende el P. Tomás Morales S.J. como "una exigencia de la cultura y una exigencia de la fe". Hoy se ha generalizado una cultura sustentada en el escepticismo y relativismo que acaba por negarse a sí misma y termina siendo, por tanto, cultura de la muerte. La evangelización en este ámbito es tan importante que, en ella, se juega el destino de la humanidad. No se trata de emplear grandes recursos; con medios pequeños se puede lograr un enorme impacto cultural.
Entre las iniciativas que hemos desarrollado en este campo destacan: los EUC, los Foros Universitarios y las asociaciones universitarias.

TRABAJO
El trabajo tiene como objetivo el desarrollo y promoción de la persona y la búsqueda del bien común junto a la obvia función económica. Es una cantera de santificación para el cristiano, mediante la competencia profesional y el alegre cumplimiento del deber. Nos identifica con Cristo al contemplarle durante sus años de Nazaret. El trabajo es también el primer campo de misión para un laico. Se esfuerza por que se practique la justicia y la solidaridad, se valore al trabajador como persona, promoviendo la comunión en todos los niveles del tejido social.

 

MILICIA DE SANTA MARÍA

 


Para contribuir a la evangelización de la juventud y de la familia, el P. Tomás Morales Pérez S.I. (1908-1994) quien, al calor de la oración, entendió que el laico era un potencial que aún no se había explotado. El P. Morales Pérez comprendió que, si el hombre contemporáneo estaba alejado de Dios, se debía, fundamentalmente, a la «defección de los bautizados» (Juan Pablo II, 1982) y a que había dejado de ser fermento en medio del mundo para convertirse en masa amorfa.
En 1946, un grupo de jóvenes madrileños (varones), al terminar una tanda de ejercicios espirituales ignacianos, dirigida por el P. Morales, constató el problema de tantos compañeros de estudio y trabajo que vivían de espaldas a Dios, sumergidos en un materialismo asfixiante y sin un ideal que diera sentido a sus vidas, porque nadie se lo había ofrecido. Tocados por el mismo Cristo, sintieron la urgencia de una misión: transmitirles la vida divina y transformar el mundo para Dios. Les invitaron a vivir la experiencia transformante de los Ejercicios, y organizaron para ellos actividades posteriores de formación humana y espiritual, junto con el cultivo de una intensa vida de oración y sacrificio, envuelto en un entrañable amor a María. Surgió así un movimiento de jóvenes fuertemente cimentados en el amor de Dios y disponibles incondicionalmente para la misión.
A partir de los años 60, el P. Morales impulsó también este movimiento con chicas jóvenes. El 8 de diciembre de 2008, el Consejo Pontificio para los Laicos decretó el reconocimiento de la Milicia de Santa María (rama femenina) como asociación internacional de fieles.
El objetivo fundamental de la Milicia es estar al servicio de la Iglesia universal y forjar personas que se santifiquen allí donde Dios las envíe, en la familia y en cualquier tipo de ocupación o profesión; y que enseñen a otros a vivir un cristianismo coherente en dichos ambientes.
Algunos rasgos que distinguen la Milicia como movimiento apostólico son: el clima de familia -al estilo de los primeros cristianos-, el espíritu de superación, el amor a la Virgen, la adhesión y comunión con el Papa y el Magisterio de la Iglesia, la universalidad, la formación diferenciada, la atención a las necesidades profundas de la persona, la búsqueda y perseverancia en el proyecto personal de vida.
Las principales actividades son los ejercicios espirituales, encuentro de universitarios y los campamentos de verano.
Órganos principales de gobierno de la Milicia de Santa María (rama femenina) son la Asamblea Internacional, presidida por la Presidenta de la Asociación y la Junta Directiva. Los miembros del Movimiento reciben el nombre de Militantes de Santa María, siguiendo, para llegar a ello, un proceso de formación. Se consideran Militantes a las que realizan sus promesas de acuerdo a los estatutos. Ser Militante implica participar en las actividades de la Milicia, y llevar un plan de vida espiritual y de compromiso apostólico.
La rama femenina de la Milicia de Santa María está presente en 9 países distribuidos del siguiente modo:
4 en Europa; 4 en América; 1 en África.
La Asociación participa de la espiritualidad y misión del Instituto Secular Cruzadas de Santa María, fundada por el P. Morales, en cuyo seno ha nacido. Así pues, corresponde a dicho Instituto el deber moral de velar y cuidar por la conservación y transmisión íntegra del carisma legado por el fundador.

Otras obras ligadas a la Milicia de Santa María son:

- Asociación EUC “Encuentro de Universitarios Católicos”, formada por estudiantes y profesores
- ONG BERIT formada por equipos de apoyo misioneros en América y África


EL INSTITUTO BERIT DE LA FAMILIA

 


El Instituto Berit constituye un punto de encuentro para las familias, un lugar apropiado para la convivencia y la amistad, un espacio abierto para la actividad creativa, la formación permanente y un vivo sentido de solidaridad, favoreciendo así una conducta inspirada en el Evangelio.
Las familias unidas se reconocen, frente a una cultura dominante de la soledad, como expresión privilegiada de libertad y de encuentro.
Todas las Actividades del Instituto promueven la formación y la evangelización de la familia.
Como Centro de Estudios y de Formación, Orientación y Acción Familiar, el Instituto facilita la formación integral de la persona en el ámbito específico de la vida conyugal y familiar.
Ofrece una educación auténtica sobre el amor y la sexualidad humana; establece un diálogo entre la fe y la cultura en el entorno familiar, social, académico y político; favorece los valores de verdad, libertad, justicia y amor. Promueve la integración de saberes en el marco de la investigación de las ciencias de la familia. Colabora en relaciones de cooperación e intercambio con universidades e instituciones científicas y culturales, nacionales y extranjeras, privadas o públicas, que considera de interés para sus fines.
El P. Morales, frente a la crisis que sufre en la actualidad la familia, y los jóvenes, entendió que era importante la formación y la protección de la familia. Por ello, acogiendo su preocupación, se inauguró en Madrid el 8 de octubre de 1998, el Instituto Berit de la Familia, centro de formación, orientación y acción familiar promovido por las Cruzadas de Santa María, y un equipo especializado de matrimonios.
Nace como respuesta a las sucesivas y urgentes demandas que, desde la Iglesia y la sociedad invitan a trabajar en el campo inmenso y basto de la familia. Como su mismo nombre lo indica –Berit significa alianza- retoma la imagen bíblica de vinculación de Dios con su pueblo, y refuerza en sentido sagrado de la unión entre el hombre y la mujer.
Quiere ser un lugar de encuentro, de formación permanente, donde se desarrolle la investigación multidisciplinar en el área de la familia. Ofrece a sus miembros y colaboradores los medios necesarios para una sólida formación espiritual basada en el carisma fundacional del P. Morales y plasmado en su vida, sus escritos y sus obras.

 

 

 

 

 


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2022