Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

NOTICIAS


 

PEREGRINACIÓN A TURQUÍA (abril 2015)

“Por la Ruta de San Pablo”

 

Grupo de peregrinos frente a la Basílica de Santa Sofía
 

Como continuación a la peregrinación a Tierra Santa de hace dos años, las parroquias de Nuestra Señora de la Asunción de Navalperal de Pinares, La Cañada y Tornadizos (Ávila), con un grupo de personas de otras parroquias, hemos tenido la ocasión de revivir la primera expansión del Cristianismo en el pueblo escogido por Dios para manifestarnos la Buena Noticia.

La peregrinación ha tenido lugar del 6 al 14 de abril, una ruta espiritual, cultural y entre amigos, organizada por nuestro párroco don José Antonio Calvo Gómez, atento con todo tipo de detalles, de la que hemos podido ir disfrutando como en la peregrinación anterior.

Hemos seguido las “huellas” de san Pablo, fue el mejor defensor del Cristianismo, predicó la palabra de Jesús viajando sin parar y llegó a construir las primeras comunidades cristianas en la región de Anatolia.

Fueron cuatro los viajes que san Pablo realizó, nos han quedado sus cartas que constituyen un gran tesoro para nuestra fe, fue ante todo un misionero.
La peregrinación nos ha dado la oportunidad de reencontrarnos con nuestra propia historia cristiana, no ha sido solo visitar un lugar y admirar su historia, su arte, sino ha supuesto el salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios, allí donde Él se ha manifestado.

En estos días hemos compartido oraciones, eucaristías y visitas a varias ciudades.

La primera ciudad que hemos visitado ha sido la ciudadela Greco-Romana de Éfeso, la mejor conservada de todo el mediterráneo, se calcula que llegó a tener unos 250.000 habitantes de distintas razas y religiones, siendo la segunda ciudad más importante de Oriente. En Éfeso tuvo lugar el Tercer Concilio Ecuménico. San Pablo vivió aquí tres años, estuvo cautivo y se cree que fue donde escribió su Carta a los filipenses, así como dos epístolas a los efesios, predicaba en las sinagogas, obraba milagros extraordinarios y hacía triunfar el evangelio sobre la magia.

 

 

               Biblioteca de Celso en Éfeso                            Teatro de Éfeso                                

 

               Santa Misa en Éfeso                                Vía del Mármol en Éfeso                                

                                              

Otros lugares que pudimos visitar fueron la Vía de Mármol, el Templo de Adriano, de estilo corintio, maravilla arquitectónica levantada en el siglo II, la espectacular Biblioteca de Celso, situada en el cruce de la Vía de los Curetos y la Vía de Mármol, data del siglo II d. de Cristo, construida en honor a Celso de Sardis, senador romano, guardaba unos 12.000 manuscritos que fueron quemados por los godos en el 262 d. de Cristo.
El Teatro, aquí predicó san Pablo, condenando los cultos paganos. Es curioso que en sus tiempos fuera un puerto marítimo, ahora se encuentra bastante en el interior.
Nuestro recorrido por Éfeso también pasa por las grandes basílicas de la ciudad: la Basílica del Concilio y Basílica de San Juan.

En el 431 tiene lugar en Éfeso el Tercer Concilio que proclamó a María Madre de Dios. A nueve kilómetros de Éfeso contemplamos el pequeño santuario conocido como “Casa de la Virgen”, Juan el Evangelista llevó a la Virgen María después de la crucifixión de Cristo, hasta su Asunción. Una mística alemana llamada Caterina Emmerich, tuvo una revelación y describe el lugar de la Casa de María, hoy es el centro de peregrinación más importante.

La Basílica de San Juan Apóstol, dónde se encuentra enterrado el apóstol Juan, es de estilo bizantino, del siglo VI bajo el reinado de Justiniano.

 

 

 Basílica de san Juan                        Tumba de san Juan                     

 

     Casa de la Virgen en Éfeso                    Comulgando en la Casa de la Virgen

 

Ya por la tarde a unos 16 kilómetros de Mileto, en la ciudad de Dídima, pudimos visitar el Templo de Apolo, la construcción de este gran templo helenístico debió comenzar hacia el año 330 a. Cristo, no llegó a ser terminado, también visitamos el Teatro. En esta ciudad la presencia cristiana se hace presente con el discurso de despedida de san Pablo (Hch. 20, 17-38).

Hierápolis declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998, tuvimos la oportunidad de pasar la mañana disfrutando de las ruinas de la antigua ciudad de Afrodisias, visita al Estadio, el Templo de Afrodita, el Odeón y el Museo. En las ruinas de la iglesia que se levantó sobre el Templo de Afrodita celebramos la Eucaristía, la presencia cristiana en los tres primeros siglos de la era cristiana Afrodisias alcanza su máximo esplendor.
La Necrópolis y la Iglesia de San Felipe, el cual había sido martirizado bajo el gobierno de Domitien, recibe numerosos peregrinos que acuden a honrarlo.

 

   

Peregrinos en el Templo de Apolo en Mileto

 

En Konia, primer viaje de san Pablo, según el Libro de los Hechos de los Apóstoles del Nuevo Testamento, se encuentra la iglesia Católica de San Pablo. Tuvimos la Santa Misa en la Iglesia de Santa María.

Conocimos el Museo y el Mausoleo de Mevlana, actualmente es la residencia de los Derviches danzantes, cuya danza conduce a la iluminación espiritual, considerada ciudad santa para los musulmanes, vivió en ella Mevlana, el cual alababa las virtudes de la música y la danza, fue el impulsor de los estudios del Corán y a continuación nos detuvimos en un Karavansaray, lugar de posada que se encontraban en los caminos y servían a los viajeros para descansar de su larga jornada de viaje.
 

Llegados a la Capadocia, vemos uno de los paisajes más pintorescos en el mundo, habiendo sido sorprendidos durante todo el trayecto por una preciosa nevada. Situada en la Anatolia Central, ha sido un regalo para nuestros sentidos, considerada una de las maravillas del mundo por sus parajes naturales esculpidos en las rocas a causa de la erosión. Hemos visitado la ciudad subterránea más importante, Kaymakli, ciudad excavada hasta ocho niveles bajo tierra, con numerosas galerías, salas, capillas, almacenes, sirvió de refugio a los cristianos perseguidos por los soldados romanos.

 

  

Mausoleo de Mevlana         

 

                       

  

                                       En la Capadocia                                         

 

En el valle del Goreme, lugar situado en el centro de la Capadocia rupestre se encuentra un amplio “Museo al aire libre”. Por la tarde en esta misma región recordamos el nacimiento de la Iglesia Cristiana primitiva, y visitamos sus iglesias, lugar de predicación de los Padres Capadocios: San Basilio, San Gregorio de Nisa y San Gregorio Nazianceno, se conservan decenas de iglesias rupestres, monasterios y capillas datan del siglo X y XI. La Iglesia de la Hebilla, es la más grande del valle del Goreme, contiene un fresco del siglo IX, representa a los doce apóstoles, los santos y escenas de la vida de Jesús.

 

Eucaristía en la iglesia de San Cirilo - Capadocia

 

Celebramos la Santa Misa en la Iglesia de San Cirilo. En esta región de la Capadocia san Pablo escribe a los Gálatas una carta. También conocimos algunos territorios y paisajes donde se desarrolló el segundo y tercer viaje de san Pablo alrededor de Ankara y el cuarto viaje a Jerusalem y finalmente fue preso en Roma.
Como ya conocimos hace dos años Jerusalem lugar de su cuarto viaje, dejamos pendiente la ciudad de Roma, lugar de su prisión y martirio y la ciudad de Tarragona que conserva la memoria de su quinto y último viaje.

Estambul fue la última ciudad visitada en nuestra peregrinación y tuvimos la oportunidad de celebrar la Santa Misa en la Iglesia de San Pedro y San Pablo, de los Padres Dominicos y en la Iglesia de San Antonio Kilisesi de los Padres Franciscanos.

Estambul a lo largo de los tiempos y de la historia ha tomado otros nombres, Bizancio y después Constantinopla. Es la ciudad más grande de Europa y sin duda también una de las más bellas, se asienta sobre dos continentes, Europa y Asía y convergen las civilizaciones de oriente y occidente, ciudad situada entre dos mares, el Bósforo es el estrecho que la divide en dos, conectando el mar de Mármara con el mar Negro. Su historia es rica como pocas, conservando vestigios de casi todas las épocas de la civilización, nos sorprendió con la suma de monumentos como: el Hipódromo Romano, la Mezquita Azul, la Basílica de Santa Sofía, la Cisterna Basílica, San Salvador de Chora, allí tuvieron lugar cuatro de los primeros Concilios Ecuménicos de la Iglesia, el Palacio de Topkapi y el Gran Bazar.

Asistimos a la ceremonia espiritual de los derviches en Estambul, realizan un rito a base de dar vueltas y vueltas girando sobre sí mismos, con los ojos cerrados y hasta llegar al éxtasis para alcanzar la conexión con Dios. Los derviches giratorios son los integrantes de la orden Mevleví, la orden más conocida del sufismo. El sufismo es una ideología mística dentro del Islam, es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

Danza de los Derviches


La plaza de Sultanahmet, es la plaza que une el museo de Santa Sofía con la Mezquita Azul, con jardines y una fuente, se encuentra el Hipódromo Romano, lugar donde se reunían para presenciar las carreras de caballos y carros. Fue construido hacía finales del siglo II d. de Cristo por el emperador romano Septimio Severo. Fue centro de recreo en tiempos del Imperio bizantino hasta el siglo X.

La Mezquita Azul se encuentra delante de la Basílica de Santa Sofía, construida en el siglo XVIII, era el lugar de reunión de los peregrinos que iban a la Meca, construida con más de 21.000 azulejos, llamada así por el color de los azulejos que decoran su interior, al lado de encuentra la Cisterna de las Columnas, antigua cisterna basílica construida por Constantino, consta de 336 columnas. Es la mezquita más grande y fastuosa de Estambul, tuvimos que descalzarnos y cubrirnos la cabeza para poder entrar.

La Basílica de Santa Sofía, fue la gloria del imperio bizantino, fue utilizada como iglesia 916 años, como mezquita 481 años y a partir de 1935 fue inaugurada como museo por Mustafa Kemal Ataturk, hasta la actualidad. El emperador Constantino la dedicó a la Divina Sabiduría, en el año 404 fue parcialmente destruida por un incendio y en el año 405 fue nuevamente reconstruida por el Emperador Teodosio II. Se celebró el VII Concilio Ecuménico en el año 787.

La Cisterna Basílica, una estructura subterránea antiquísima llena de columnas, que se construyó como depósito para la reserva de agua, tiene 336 columnas de 9 metros de altura, es característico las cabeza de Medusa soportando dos de las columnas, son varias cisternas que hay en Estambul.
San Salvador de Chora, data del siglo XI y reconstruida en el siglo XII por Isaac Commeno, más tarde la añadieron la cripta. Por orden el Gran Visir Atin Ali Pacha fue transformada en mezquita añadiendo un minarete y recubriendo de cal los mosaicos en 1765. Lo más espectacular son sus frescos y mosaicos de estilo bizantino, se encuentran muy bien conservados debido al recubrimiento de yeso que tuvieron. La presencia cristiana tuvo lugar a partir del año 324 declarada por Bizancio capital del Imperio, vive una época de esplendor en el aspecto religioso, personas ilustres fueron San Gregorio Nazianceno y San Juan Crisóstomo, destacar también los cuatro Concilios Ecuménicos.

El Palacio de Topkapi es el mejor reflejo de la época del imperio Otomano, además de ser la residencia oficial de los sultanes, era sede social y política del imperio. Se compone de cuatro patios y el harem, ha sido ampliado por diferentes gobernantes, cuenta con una terraza con bellas vistas panorámicas del Bósforo.
Este itinerario de visitas se completa con un crucero por el Bósforo, desde él se pueden observar los lugares que habíamos conocido en nuestra visita a Estambul y por último la visita al Gran Bazar.

 

 

 Interior de la Mezquita Azul                  Basílica Cisterna

 

 

      Palacio de Topkapi                             Vistas desde el Bósforo

                                                                                  
Gracias a san Pablo ha supuesto crecer en la fe y encontrar al Señor, que nosotros sigamos el ejemplo de san Pablo. Ha sido una experiencia inolvidable, un encuentro personal y comunitario con Dios, a través de la figura de san Pablo. 

Agradecemos a D. José Antonio nuestro sacerdote, su colaboración, la peregrinación ha resultado ser un éxito, un viaje extenso, lleno de atractivos y rincones que no serían posibles describir sin su debida planificación. Manifestar también nuestro agradecimiento a nuestro guía “Selo”, a los choferes y a los sacerdotes y religiosas que nos dieron la oportunidad de celebrar y concelebrar las eucaristías en sus templos.

 

San Pablo

Iglesia de los Padres Dominicos en Estambul

 

La expresión típica de san Pablo era: “Mi vivir es Cristo”, pues que para nosotros sea igualmente una vivencia que se manifieste en nuestras personas y en las actividades de nuestra vida.

 

 

 

 

 


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2021