Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

NOTICIAS


  VISITA DE DON JOSÉ MARÍA GIL TAMAYO A NUESTRA PARROQUIA (julio 2019)

 



El pasado sábado 20 de julio hemos tenido la gracia de contar con la presencia del señor Obispo en nuestra parroquia de Navalperal de Pinares (Ávila).

El desarrollo de la visita, tuvo lugar en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con la celebración de la Santa Misa, presidida por nuestro Obispo don José María Gil Tamayo y concelebrada con el arzobispo de Malabo, don Juan Nsue, nuestro párroco don Hervé Plaza García y  varios sacerdotes de la Obra de la Iglesia. Les agradecemos de corazón el tiempo que han compartido con nosotros.

Los feligreses de la parroquia y nuestro párroco, don Hervé Plaza, hemos preparado la visita del Obispo, hemos trabajado para que el encuentro fuese un momento de gracia. Hemos contado también con la comunidad de la Obra de la Iglesia que quisieron acompañarnos en este momento tan especial.

El señor Obispo fue muy afable y cercano. En la homilía, don José María con sus palabras, trató de ayudarnos a crecer en la fe, y comenzó haciéndonos una reflexión en torno al evangelio de san Lucas, cuando Jesús visita a Marta y a María, hermanas de Lázaro.

Comienza anunciando "ese precioso diálogo de Jesús con Marta. Marta confiesa la fe en Cristo resucitado y también que ÉL es el Hijo de Dios.

Jesús se ha hecho uno como nosotros. Dios no es un Dios lejano, que ha creado el mundo y como un relojero que le ha puesto en marcha y se ha olvidado de él, es un Dios cercano, Jesús va a la tumba de su amigo Lázaro con María y ambos lloran y le dice a María, tu hermano resucitará, porque yo soy la Resurrección y la Vida. Sale a la búsqueda del hombre, no pasa de largo. Nuestro Dios es un Dios con nosotros, ha querido compartir nuestra vida, conoce nuestras tristezas, alegrías, ilusiones…

Nos anima a que los cristianos seamos hombres de acción, a escuchar a Jesús como María, la llevemos en nuestro corazón y la pongamos en práctica, hasta el final, junto a Jesús, el mayor Don que Dios nos ha podido regalar. Vivamos con la presencia de Dios, en buscar esa unidad de vida en medio de nosotros, en las relaciones laborales, en la amistad, en las diversiones, en el deporte, en todas las actividades de nuestra vida.

Nos acerquemos a la Iglesia para estar con él –nos invitaba a acudir a nuestra capilla del Cristo- a estar con Él y tener presente a Dios en la oración. A buscar esa unidad de ser Marta y María a la vez, ser hombres y mujeres de acción, “organizadores con espíritu como dice el Papa”.

Añadió que para ser buenos cristianos hay que tener una vida de familia con criterio cristiano, es tener a Cristo presente en todas las encrucijadas de la vida.
Cuando esa Palabra de Dios está bien asentada dentro de nuestro corazón, nuestra vida es conforme a su Palabra y nos puso como ejemplo a María, ella escuchó la Palabra de Dios, la guardó en su corazón, la cumplió y la llevó a la práctica.

La Virgen conjuntó en su vida la contemplación de María y la actividad de Marta y se puso al servicio, como en las bodas de Caná.

Seamos como Dios quiere que seamos, hemos sido elegidos por él. Quiere decirnos al oído y al corazón como es él y como debemos ser nosotros, y llegue su Palabra a nuestra vida y aceptar su voluntad. Las acciones de nuestra vida, son acciones conforme a la voluntad del Señor, que nuestros actos sean testimonio de su Palabra y así seremos una comunidad de hermanos que se quieren.

Concluyó diciendo que María nos ayude a vivir esa unidad".

Tras terminar la Eucaristía, la parroquia ofreció un convite a todos los allí presentes, el cual fue bendecido por don José María.

Nos despedimos de él asumiendo este importante compromiso y dejándonos a todos un buen recuerdo de su visita.

Pedimos a Dios que bendiga los frutos de esta visita pastoral y el encuentro que hemos celebrado, para crecer en la fe.

Pongamos la Visita Pastoral bajo protección del Santísimo Cristo de la Indulgencia, de la advocación entrañable de Nuestra Señora de la Asunción, y de nuestro santo patrón san Antonio de Padua, tan queridos y venerados en nuestro pueblo, para que vivamos un tiempo de gracia y momento de renovación cristiana y comunitaria, en este tiempo ordinario.
   

Imágenes de la presencia del Obispo entre nosotros

 

                                        Autora fotos: Teresa Elvira Herranz

                                         Foto cedida: Carmen Clara de Val

                                         Autor foto: Jorge Poveda

 

 

 

 


© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2022