Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Navalperal de Pinares (Ávila)

CICLO LITÚRGICO: TIEMPO ORDINARIO


 
 

 

Gloria de Dios

Corrado Giaquinto, (1755-1756)

© Archivo fotográfico - Museo Nacional del Prado

 

 

ÚLTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
CRISTO REY DEL UNIVERSO

 

 


Solemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo. A él el poder, la gloria y la majestad para siempre, por los siglos de los siglos (elog. del Martirologio Romano).

Cristo reina ahora y siempre. La solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, cierra el Año litúrgico y sintetiza el misterio de la salvación. Cristo es el Rey del universo y de la historia. La fiesta invita a ver a Cristo como el centro de la vida cristiana y como Señor del mundo.
 

«El nombre de Cristo significa ``Ungido'', ``Mesías''. Jesús es el Cristo porque ``Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder'' (Hch 10, 38). Era ``el que ha de venir'' (Lc 7, 19), el objeto de ``la esperanza de Israel'' (Hch 28, 20)» (453).

 

«El nombre de Hijo de Dios significa la relación única y eterna de Jesucristo con Dios su Padre: el es el Hijo único del Padre y El mismo es Dios. Para ser cristiano es necesario creer que Jesucristo es el Hijo de Dios» (454).


«El nombre de Señor significa la soberanía divina. Confesar o invocar a Jesús como Señor es creer en su divinidad ``Nadie puede decir: `!Jesús es Señor!' sino por influjo del Espíritu Santo'' (1 Co 12, 3)» (455).


David es ungido del Señor. Es Cristo o ungido. Se ungía a los reyes porque representaban a Dios en medio de su pueblo.


Jesús fue ungido por el Espíritu Santo publicamente en el Bautismo del Jordán. En la cruz es proclamado rey por el título de su condena y por la invocación del malhechor crucificado junto a él.

 

Los redimidos por Cristo han de ser trasladados a su reino eterno, en el que Cristo es el el primer ciudadano y soberano a partir de la Resurrección. El himno recogido en esta carta acumula título sobre título para exaltar la indescriptible grandeza de nuestro Señor.


La entronización del Rey del universo se hace en la cruz, suplicio de muerte para malhechores.


El reinado de Jesucristo es el Reinado de Dios, de amor y de vida. Amor que tiene su máxima expresión en la cruz. Vida que la gana para todos los hombres en la cruz.


Los nombres de Jesús, los adjetivos sobre su reinado, las alabanzas y los cánticos a Cristo Rey, todo, debe entenderse referido a Dios que en Jesucristo se hace visible.


La doxología de la plegaria eucarística y el Amén de las oraciones nos hacen recapitular todo en el único Dios y Señor, en el Rey del universo.


EVANGELIO DE LA MISA
Lectura del santo evangelio según san Juan 18, 33b-37


En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús:
—«¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó:
—«¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
Pilato replicó:
—«¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí;¿qué has hecho?»
Jesús le contestó:
—«Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo:
—«Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó:
—«Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»
 





© Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción 2022